.

.

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

NUESTROS COMPAÑEROS RAFAEL HEREDERO, VICTORIO GUZMÁN Y JOSÉ MANUEL CASTELLANOS VIAJAN A GUINEA

E-mail Imprimir PDF

 

 

En el marco del Proyecto de Cooperación que es IES SATAFI tiene con Guinea-Conakry, nuestros compañeros Victorio Guzmán, Rafael Heredero y José Manuel castellanos viajaron a este país para conocer la realidad de ese país. Os dejamos aquí un estupendo artículo que ha redactado Rafael a su vuelta.

 

 

NUESTRO VIAJE A GUINEA.

- España, campeones del mundo.

Sonríe el aduanero que echa un vistazo a mi pasaporte. Tras pasar el control nos hacemos camino para recoger las maletas pesadas como ellas solas debido a la cantidad de objetos recolectados aquí y allá en tal institución, sindicato, ayuntamiento, familia… y que tenemos la intención de dar a nuestros anfitriones para que ellos entreguen en el momento que estimen oportuno, pues de hacerlo nosotros corremos el riesgo de hacerlo a destiempo o de manera que demos una impresión equivocada de nuestra misión (la dependencia, la dependencia del hermano Ángel).

- Victorio, Victorio.

Vienen a recogernos funcionarios del Ministerio de Educación que, amablemente, nos conducen por los pasillos del aeropuerto y nos ayudan a encontrar nuestro camino entre el barullo. Entablo una conversación banal con uno de ellos, sonriente, como casi todo el mundo aquí, que a parte de darnos la bienvenida se presenta como director general de la formación profesional. A pesar de nuestros anfitriones oficiales, la salida de la Terminal pasa por un control al que se accede a fuerza de codazos y empujones ayudados de la maleta (mira, ahora me alegro de que sea pesada) y en el que la policía intenta retenernos para abrir nuestra maleta o en su defecto que le demos algo de dinero. Ahí interviene Javier:

- Si os preguntan, de ahora en adelante vosotros no habláis ni francés ni inglés.

Javier es el cooperante de la ONG con la que colaboramos. Alto, delgado tirando a escuálido, de pelo rizado, se comporta de manera desenvuelta y de hecho sí está tranquilo y domina la situación, nos pide que no nos separemos de él. Debido a su carácter, su juventud y al hecho de ser europeo en un país africano se muestra seguro de sí mismo y de cuanto dice, da órdenes intentando llegar al coche y así vemos que todo está controlado.

Montamos a una de esas pickup que tienen dos filas de asientos pero nuestras maletas van en la parte abierta y para ello Fode se encarama al vehículo y las vigila.

Ah el tráfico; si alguien observara desde el cielo vería un montón de hormigas moviéndose frenéticamente, aprovechando un hueco abierto, un despiste de la otra, una dubitación, un choque entre otras dos. Pero a mí eso me da igual, me siento seguro con este conductor que una vez aferrado al lado izquierdo de la calzada no tiene ninguna intención de abandonarlo.

La misión católica es un complejo formado por el propio colegio al que vamos, la residencia del mismo, otra residencia de monjas, una pequeña iglesia construida por los franceses (la primera iglesia, construida hace muchos años, dice más tarde el hermano Frederic) y la nunciatura.

Frederic, el director del centro nos da la bienvenida. Es un hombre afable, gordito, siempre sonriente que irradia cariño y que efectivamente lo siente pues no hace más que agradecernos que hayamos venido a visitarles.

Al día siguiente, ante sus alumnos, se mostrará mucho más rígido, más en su papel de director que transmite a los jóvenes el sentimiento de que hay unas normas que cumplir.

Cenamos en el porche. Cadencia sana y afable, comida sencilla: un guiso de carne que no pruebo, cuscús, espaguetis y unas espléndidas albóndigas de pescado que me prometen que en cada comida va a haber algo que prefiera dejar de lado y algo que me guste y satisfaga mi necesidad. La conversación de la sobremesa es agradable, nuestros anfitriones nos hacen sentir que efectivamente estamos en familia.

- Los guineanos nunca quieren trabajar; otros africanos al menos trabajan, pero estos no ven la necesidad porque saben que si no tienen para comer algún familiar, vecino o amigo les da y cuando es al contrario serán ellos los que ofrezcan a sus familiares, vecinos o amigos.

- Quizá al menos ese sea un valor que haya que preservar, pienso en voz alta.

Cuando subo a mi habitación veo que mi cama tiene una mosquitera modelo IKEA que me permitirá dormir sin el acoso de los mosquitos. Todas las precauciones me parecen pocas en este sentido, aunque a lo largo de los días bajo la guardia, con tanta vacuna, pastilla y espray no creo yo que vaya a tener tan mala suerte, además no se ven muchos mosquitos, aún no ha llegado la estación de las lluvias.

Última actualización el Martes, 03 de Mayo de 2011 11:11  

OPTATIVIDAD Y ORIENTACION VOCACIONAL

ORIENTA 2018/2019

CALENDARIO ESCOLAR 2018-2019

MANUAL DE EVACUACIÓN INCENDIO

AULAS VIRTUALES

ACCESO AL CORREO DE GMAIL INSTITUTOSATAFI.COM

CLUB AJEDREZ SATAFI

EL AMPA DEL IES SATAFI

DEPARTAMENTO DE INGLÉS

DEPARTAMENTO DE FRANCÉS

SATAFI INQUIETO

ERASMUS+

CONVIVENCIA

TUTORIAS DE LA ESO